INFLACIÓN

¿Qúe es la inflación?

La inflación es un aumento generalizado en los precios de los bienes y servicios de una economía durante un periodo de tiempo.  Cuando oímos ha ha habido inflación significa que los precios han subido o se han «inflado», de ahí su nombre.

Existe inflación cuando aumentan de forma sostenida los precios del conjunto de bienes y servicios de una economía. Es decir, cuando la media de los precios de todos los bienes y servicios de un país sube.

¿Por qué es tan importante la inflación?

Es un fenómeno que ocurre en casi todos los países, de hecho, los bancos centrales siempre tratan de que en su país haya algo de inflación, normalmente entre el dos y el tres por ciento. Si no hubiera inflación, los precios bajarían (deflación) que es el temor de cualquier responsable económico de un país. La deflación puede ralentizar el consumo y el crecimiento económico, pudiendo, además, derivar en una espiral deflacionista con terribles consecuencias para la economía de un país.

La inflación es uno de los aspectos más importantes en el estudio de la macroeconomía y en la política monetaria de los bancos centrales. Por ejemplo el principal objetivo del Banco Central Europeo (BCE) es conseguir la estabilidad de precios, manteniendo una tasa de inflación del 2% anual.

Una de las funciones de los precios es permitir a los compradores indicar la cantidad de producto que desean comprar según el precio del mercado y a los empresarios determinar la cantidad de producto que desean vender a cada precio. Los precios garantizan que los recursos se repartan de manera eficiente para alcanzar un equilibrio de mercado y así, los recursos se pueden asignar de manera eficiente. No obstante, lo más común es que los precios aumenten, provocando lo que se llama inflación.

Consecuencias de la inflación

Muchas veces se habla de que la inflación es buena. No es que sea buena en sí, sino que aunque suban los precios de una economía, los salarios también suelen subir acorde a esa subida de precios. Así pues al final el poder adquisitivo de los ciudadanos se mantiene estable.

Las consecuencias de la inflación pueden ser positivas o negativas:

  • El alza en los precios ayuda a reducir el valor de las deudas, tanto de los hogares como de las empresas y el Gobierno. Esto se debe a que si hay inflación en una economía y nuestros salarios suben al mismo ritmo, pero la deuda sigue siendo la misma que antes, el valor real de la deuda será menos que antes de que subieran los precios.
  • La subida de los precios provoca que la gente prefiera consumir ahora en vez de más tarde, porque entonces los precios serán más caros. Esto es fundamental para que el dinero circule y haya transmisión de bienes en una economía. Es el engranaje del capitalismos.
  • Pérdida de poder adquisitivo. Si la subida de los salarios no es por lo menos igual a la subida que hay en los precios, el poder adquisitivo bajará. Si nos suben el sueldo un 10% y la inflación anual ha sido del 20%, en realidad podemos comprar un 10% menos
  • Disminuye el ahorro. La inflación provoca que el dinero pierda valor, por lo que motivará a consumir y gastar el dinero en vez de ahorrarlo, ya que si en el futuro va a valer menos, los ciudadanos e inversores prefieren gastarlo ahora