Los imprevisibles movimientos que estamos teniendo en las bolsas durante el verano, están dando lugar a acumulaciones de beneficio, por lo que podemos entrever que los inversores tienden a tomar más riesgos en vez de extremar la cautela.

La incertidumbre actual se puede segregar en 3 factores:

  1. Réplicas de la variante Delta, cuyo control recae en el corto plazo y ralentizaría el crecimiento
  2. Inflación estructural o coyuntural y la paciencia de los bancos centrales ante el giro monetario.
  3. Nueva regulación y redistribución de la riqueza en China.
  4. La continuidad de los planes de estímulo

Las escasas expectativas de que Powell sorprenda con un tapering cauteloso da impulso a las bolsas americanas y el mercado de materias primas permanece estable a falta de nuevas palancas que lo puedan impulsar

informe de mercado